UN AMOR DE 50 MINUTOS

(Incluídos los 20 minutos de expectativa en el taxi)

29/07/2014

-“Veamonos en punto cero” me dijo. Me pareció muy acertado y romántico el lugar ya que es el centro geográfico del área metropolitana.
-Por allí pasan muchas rutas de buses, pensé.
-Quizás eligió ese lugar central porque desea hacerme saber que estoy en el centro de su corazón, me decía yo mientras sonreía.
“Punto cero” será que le gustan las matemáticas y quiere que nuestra historia sea como el origen de una recta numérica. Pense entusiasmado.
¡Listo! Llegamos al motel punto cero. Exclamo. Y continuo: no me mires con esa cara de pendejo. Desvistete rápido que sólo tengo una hora…ahhh y no olvides cancelar la cuenta al salir, yo saldre antes de ti porque no quiero que nos vean juntos. Al otro lado de la ventana miles de carros transitaban de sur a norte. Comprendí que el amor solo existe en el logo de la alcaldía de Medellín. Y en la canción: depende también de ti darle amor a Medellín…
(Carlos A. M.)

VEINTE DE JULIO

20/07/14

Me estaba alistando para ir a ver el desfile militar, pero escuche en mi cabeza una melodía con un sonido débil al punto de la extinción: policíaaa, era una de las palabras y se iba aclarando cada vez más: policía nacional…hablaba sobre un policía de Colombia. Seguí escuchando y mencionada la palabra estudiar. Con esos retazos pude recordar algo más. Era una consigna que solía cantar en la universidad cuando salíamos a las calles: “hay que estudiar, hay que estudiar, el que no estudie es policía nacional”. Ya clara la idea me dí cuenta que las calles estarían atiborradas y mi presencia le quitaría espacio vital a alguien mas. (Carlos A. M.)

¡SOY LIBRE!

30/07/14

Elegí tener libertad, por ello empece a trabajar menos. Al trabajar menos tenía menos dinero, con menos dinero tenía mas limitaciones. Con mas limitaciones empece a tener menos libertad. Así que decidí tener menos libertad, con menos libertad invertí mas tiempo en el trabajo, con mas trabajo me sentía mas cansado y debía invertir mas tiempo en un descanso reparador, por lo que tuve cada vez menos amigos y menos libertad para hacer lo que quería. Concluí que la libertad sólo existe en la mente. Cerré los ojos para concentrarme en mi mente y sentirme libre, pero de inmediato me despertó mi jefe: ¡muévete deja la pereza y ponte a producir!. En definitiva la libertad no existe ni en la mente. Sólo seriamos libres al escapar de este cuerpo que nos atrapa. Pero al morir no tendríamos la libertad de regresar al mundo de los vivos moribundos. (Carlos A. M.)

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: