Archive for the ‘Diario’ Category

En tí miro al infinito.
16 marzo, 2014

Nostalgia de ti

La imagen no me pertenece

Februry 26, 2014

Quizás sea por el tiempo que ha pasado que cada recuerdo suyo es un hermoso mosaico de sonrisas, caricias y sentimientos genuinos que no había percibido.

Debe ser que el tiempo como dicen muchos, idealiza los eventos que ya no existen más.

Recordar su piel es un espectáculo que te trasporta un mundo más allá del plano terrenal.

Aún tengo la duda si fue un buen sueño del que me desperté o si en realidad estuve alguna fracción de tiempo a su lado, lo cierto es que duró como el resplandor de un relámpago y las manecillas del reloj celosas al vernos, jugaron a perseguirse mutuamente.

Besar sus labios fue una doble tortura: por un lado pensar que su suavidad podía ser dañada por los míos bruscos, agresivos y por el otro el necesitar suficiente tiempo para descifrar los miles de sabores que se desprendían y recorrían mi cuerpo. Opté por besar lentamente y a la vez dejarme electrizar por su piel.

Sus ojos pequeños y brillantes me buscaban a intervalos de tiempo escoltados por su nariz recta y delgada.

Quiero creer que tuviste algún instante de conexión conmigo y que no fueron imágenes de antiguas pasiones o grandes amores ya extintos pero vigentes en los recuerdos.

Se que exagero, al dejarme invadir de este sentimiento que me hace soñar como un niño, pero eres como el origen de una recta numérica: después de ti ya todo es positivo.

Llevaste a cero muchos sentimientos que antes de ti había tenido. Me doy cuenta que esos sentires  eran demasiado pequeños ante esta pasión que me despiertas.

Tal vez había estado equivocado, ciego. Tal vez el conocerte me reveló una verdad: nunca antes había sentido amor, eran pequeñas colinas al pie de un Everest de posibilidades.

Y aunque ya no te vuelva a abrazar, aunque ya no pueda sentir tu respiración y tu camino te lleve en otra dirección.

No habré de estar triste pues contigo descubrí que es posible amar a alguien tan alto como la distancia entre mis ojos y la estrella más lejana en algún lugar del universo.

A C. Lopera

(Carlos A. M.)

Anuncios

My footsteps
30 noviembre, 2013

Imagen

30/11/2013

Rojo bermellón, rojo carmín son los colores que mas recuerdo de aquella caja de colores. Traía 24 colores en un empaque transparente. Además aquel domingo compramos un borrador el cual era un tarro de pintura con una brocha. Aquellos días estuve muy contento pintando cerca de un cerco de estromelio, además fuí a la casa de David y pinte a supermán volando por un bosque, y cómo olvidar las casitas y sus jardines de flores negras. En segundo grado pinte una señora recolectando agua de un pozo, lo hice como en las historias animadas, la profesora lo vió y me puso una nota adicional sin que ningún compañero se diera cuenta. En tercero hubo un concurso de pintura y dibuje dos pájaros con vinilo que parecían murciélagos rojos, a pesar de lo feo nadie mas había hecho algo mejor, entonces gane. En el devenir del camino resultaron las preguntas de: ¿qué quieres ser cuando grande? en cuarto grado respondí que quería ser cura, aunque en realidad quería ser monje y en el más extremo de los casos quería haber muerto como un discípulo a temprana edad donde la mente no estaba gobernada por pensamientos “mundanos” y así ir fácilmente al cielo. Sin duda eso fue una locura precipitada del momento.

Pasó algún tiempo y mi hobbie era dibujar los pájaros que llegaban a comer plátano en la casa del abuelo. Turpiales, toches, pinches, azulejos, siriríes, y barranqueros posaron para mi cuaderno. Pero siempre hubo algo que me llamo la atención y fue ver el sol como iba bañando lentamente la alta montaña de un color amarillo intenso desde el pico hasta la base ahuyentando la oscuridad y el frío. Lo mismo pasaba en las tardes, los farallones de vestían de un color naranjado y el cielo de trazos rosados a los que llamábamos arreboles. Tal era la grandeza de las montañas que lleno de curiosidad fuí con Iver un amigo del colegio un poco mas orejoncito que yo hasta una alta montaña, queríamos ver que había mas allá del horizonte. A lo lejos se veían unas diminutas casas en Andes (Ant.)

El sol por alguna razón se desplazaba a lo largo del año por el perfil de las montañas, lo que significa que no siempre salía por el mismo lugar. En diciembre salía por la izquierda y se iba desplazando a la derecha hasta alcanzar el extremo derecho a mitad de año y luego se devolvía.

En las noches de luna llena era inevitable salir a caminar aprovechando la claridad de la noche, donde además se podía observar a la constelación de la osa menor, la “camándula” que aparecía en diciembre y los “tres reyes magos”. En la casa del abuelo cuando la noche era tan oscura se podía ver el cielo como si tuviéramos un telescopio, también de vez en cuando veíamos pequeños puntos rojos que cruzaban el cielo y caían cerca de las casas o de los montes. A eso le llamamos brujas (en todo caso no eran meteoritos). Y hablando de la luna una madrugada cerca de las 3 a.m. la noche parecería día y fue irresistible no levantarse de la cama y salir a caminar, la luna como un vigilante nos miraba encendida y rellena desde lo alto de la montaña (muchas veces intente subir caminando pata tocarla).

El grado sexto se resume como el grado del juego de pico y botella. En séptimo la profesora Beatriz nos explicó las leyes de Mendel, yo quede fascinado quería crear plantas con flores de otros colores, crear nuevas variedades de árboles como mangos con aguacates, haber que salía, “era fácil” cortar un tallo, cortar el otro y unirlos con cinta teflón.

En octavo la profesora Maria Isabel licenciada en ciencias sociales aprovechaba sus clases para dar la clase de vez en cuando y frecuentemente para darnos charlas de orientación sexual. Nos respondía preguntas como: ¿La masturbación es mala?, ¿Cómo hacer el amor?, etc. Nos daba clases de glamour y protocolo, llevaba un lazo y hacía caminar a las compañeras derechas sin perder la guía del lazo. De ves en cuando también nos contaba historias:

-Una vez que estaba sentada esperando en un establecimiento, hacía una diligencia, alguien a verla se excitó y según ella “se vino” y ¡olía muy mal!, “es que eso sólo es bueno pero con el marido”, decía ella.

-“Las mujeres sienten en todo su ser, y los hombres sólo en la porción que Dios le dió”, decía.

-O la vez que una chica muy excitada decide sacar un salchichón de la nevera y juega con el, no se que fue lo que hizo. En ese entonces no lograba tener tanta imaginación. El caso fue que tuvo que ir de urgencias al médico pues el salchichón desapareció. Y en fin entre historias personales e historias de Asia, África y Europa el tiempo pasó el año se acabó y habíamos pasado un nivel más por el extenso mundo de las ciencias sexuales, ¡ehh sociales!.

La profe Maria Isabel que era tan hiperactiva, una vez nos preguntó. ¿Que quieren ser cuando sean grandes?. Algunos compañeros ya tenían 19 años, pero aún así nos considerábamos pequeños. Yo le respondí: quiero ser terrateniente, tener una gran finca llena de jardines y lagos. En octavo quería ser economista, luego filológo: “yo quiero saber el significado de cada palabra” pensaba. De noveno a 11 fue como mi edad media, los recuerdos de esa época se han marchitado un poco, o, los borre por conveniencia.

Con el profesor Willington a fin de año estábamos planeando una integración, en el grupo habíamos comprado una botella de vino y nos lo dieron a guardar, aquel día estaba el grupito de los chicos play: Fabio, Juan David, Leronado, Ario y yo que no era play pero me reunía de vez en cuando con ellos, era viernes. Alguien dió la idea de destaparlo, era para el lunes. la botella se acabó, el lunes llegó y nadie respondió.

Explicar el origen de las montañas me seguía llamando la atención, pero por alguna razón una vez pensé que me gustaba la arquitectura. Me inspire después de ver un puente colgante, lo que no se es si hecho con materiales de mala calidad para ganar más plata como en el Space. “Tu dibujas muy bonito” me decía una profesora. No sabía ella que dibujaba pero con vinilos, lápices o colores pero no con compás ni regla.

Ingeniería civil es muy parecido a arquitectura, decían, además arquitectura resulta muy costoso, piden muchos materiales. ¡Que ignorantes eran, ninguna de esa fucking #&%$?… se parece. Química, produción de medicinas de plantas, diseño visual, ecología ( y saber que ahora no miro en que caneca botar la basura), en esos días en mi mente se había ido la luz, todo estaba a oscuras y para agregarle estaba entusado. No podía estar peor la cosa.

En fin resulte en Armenia. Inicialmente las panaderías me seducían, todo me sabía muy rico, hasta que una vez me quede haciendo un curso de verano para adelantar un curso (lo gane gracias a Ferney que sabía mucho, el me explicaba, pero el lo perdió) pasé comiendo toda la semana pan con aguacate al desayuno. Esa semana fue suficiente para cogerle pereza a ese producto por los siguientes 4 años.

Yo seguía tratando de planear mi vida e intentando de controlar cada detalle, muchos compañeros de carrera ni sabían donde estaban parados, ellos eran como corderos que se dejaban guiar por cualquier sendero, y así ciegamente terminaron enamorados de lo que menos le gustaba.

Cada parada la quería controlar, fijándome en la meta mas no disfrutando el recorrido. Como si hubiese salido de paseo pero con un destino forzado. No había lugar a los desvíos, sin saber que los desechos traen sorpresas como moras, guayabas, serpientes. Demasiada importancia le daba (y doy al camino recorrido) en vez de dejar que el camino me conduzca. Si así fuere tendría menos frustraciones, menos desilusiones. Simplemente disfrutar el paisaje sin buscar qué estación de llegada es mejor que otra. Ni Einstein ni Pasteur, ni Cristobal Colón, ni un indigente sabían a donde iban a llegar, de saberlo Colón no habría dejado la comodidad de su casa para venir a pelear con “indios”, pero se encontró con algo mejor: oro, chocolate, aguacates, maíz con el cual mejorar la comodidad de sus casa en Europa. En fín, ellos simplemente dejaron que todo fluyera, como fluyen los ríos. Si los ríos decidieran que camino quieren seguir, hoy en día no tendríamos saltos de agua, ni cascadas (Niágara, Iguazul, etc.)

(Carlos A.)

Te queremos M.A.
27 noviembre, 2010

 

Una mañana te vi por última vez, no sabía que estábamos ad portas de una despedida; de haberlo sabido me habría aferrado a ti como en ciertas ocasiones lo hice. Tu mirada perdida, extraviada, gran parte del tiempo en otro lugar; pensabas quién sabe en que, tal vez soñabas tener una mejor vida, tal vez encontrar el amor de tu vida, o te sentías triste por no poder compartir con nosotros otras condiciones de vida. Aún así te esforzaste mucho, física y psíquicamente, madrugabas y trabajabas todo el día aunque nadie te diera las gracias por tu esfuerzo. En medio de las dificultades tuve la más hermosa caja de colores que recuerde, con  ella pinte a superman volando por un bosque, pinte una casa llena de jardines y cuando tú me pintaste ese burro lanudo, yo enojado lo borre y te dije que había quedado muy feo y en seguida lo reemplace por otro con líneas más finas pero que no expresaban la verdadera esencia del despelucado pelaje de las mulas. Aunque pedí al niño Dios una bicicleta tú hiciste lo posible por regalarme una camioneta, para ello me enviste a dormir a las 5 de la tarde para que el divino niño llegara temprano, y ya que a él no le gustan que lo vean, y si los niños están despiertos no les trae regalo. Desbarate el pesebre bendecido por el padre y que habías construido con cintas de casetes viejos y en desorden donde acomodaste a María y José a esperar al niño. Te fuiste bajo la luz vespertina y al llegar la noche aún no regresabas; entre un juego de canicas mi hermano y yo pacientes, seguimos dando pipos y echando al hoyo grandes bolas chinas esperando se dibujara tu silueta entre las curvas del camino que te traería de regreso a casa. La mirada se canso de divisar el horizonte, la voz se canso de preguntar por ti, los pies se cansaron de recorrer, las lágrimas cesaron de correr y hasta el sol de hoy aún en nuestro anhelo volverte a ver.

Carlos A.

A %d blogueros les gusta esto: